Las hojas caídas (The Fallen Leaves) - Wilkie Collins

0
Wilkie Collins.
LAS HOJAS CAÍDAS.
Editorial: Ediciones Del Bronce/ Planeta.
Edición: 2001, Barcelona.
Género: Novela.
Traductor: Miguel Martínez-Lage.
Categoría: Libro.
9/10

Esta novela se publicó en Londres en 1879, aunque ya había aparecido antes, como era habitual en la época, como novela por entregas. Ya por entonces el autor era famosísimo, pues había publicado las dos obras que más prestigio le han dado: La dama de Blanco y La piedra lunar. No encontramos en Las hojas caídas las complejísimas tramas de estas dos novelas, ni los poderosísimos personales femeninos de ambas, ni unos malvados tan retorcidos y atractivos a la vez, esta novela presenta novedades importantes: en primer lugar, el protagonista esta vez es masculino, el joven Amelius Goldenheart, sin que ello suponga que no haya personajes femeninos de peso.

En segundo lugar, los intentos de cambio en las estructuras sociales cobran en esta novela una importancia inusitada. El trasfondo social en el que se desarrolla el protagonista es un correlato de las inquietudes político-sociales que habían surgido en Inglaterra en la primera mitad del siglo XIX. En efecto, las coordenadas educativas en las que se mueve Amelius traducen las teorías de Robert Owen, teorías muy críticas con el capitalismo, con la explotación de las clases oprimidas y con un apego excesivo al dinero, en suma, una sociedad materialista que Oven se propuso reformar creando colonias, tanto en su país como en los Estados Unidos, que llevasen a cabo los principios del socialismo, principios que pronto confluyeron con aquellos del cristianismo, preponderantemente sociales, tales como el amor al prójimo, la espiritualidad y el desprecio al dinero. En una colonia estadounidense de estas características ha sido educado nuestro joven protagonista, una sociedad que se rige por los principios del nuevo testamento. De esa sociedad ha salido Amelius por un asunto del corazón, de Estados Unidos viaja a Londres. De la Arcadia, a la nueva Babilonia, en efecto, el materialismo, la hipocresía, las desigualdades sociales le esperan en esta ciudad. Se diría que no parece este el material más adecuado para lo que se considera literatura de folletín, pero no me cabe duda de que Collins supera esta estrecha clasificación, pues pocos autores de folletín, por no decir ninguno, concitan hoy en día interés semejante.

Por supuesto, también vamos a encontrar lo propio del género: un pasado que vuelve, el amor, el secreto, el engaño, el sufrimiento y la mujer, víctima de un desaprensivo. No es necesario subrayar el simbolismo del apellido de Amelius: Goldenheart “corazón de oro”. Es un personaje idealista, desprendido, impulsivo, que ha sido comparado con el Cándido volteriano, por más que Amelius no es ingenuo y no cree vivir en el mejor de los mundos posibles. Más similitudes pueden encontrarse con Telémaco, pues aunque Amelius no busque a su padre, si sigue sus pasos y también tiene un “Mentor”, un guía, pues no es otro el papel que cumple el atractivo personaje Rufus Dingwell.

En esta novela aparece el personaje femenino más tierno y conmovedor que ha dado la pluma de Collins. Esta criatura, limpia, inocente, maltratada, malvive en los bajos fondos. De allí la rescatará nuestro héroe que se convertrá en Pigmalión para ella. La extrema pobreza, la crueldad, la delincuencia, pero también hermosos ejemplos de solidaridad se encuentran en este mundo, sin duda el pasaje más dickensiano, nada extraño, si tenemos en cuenta la amistad y la admiración que se profesaban.

Nos resulta un placer seguir a nuestro caballeroso protagonista rescatando a mujeres en apuros y lo seguimos con pasión y con el alma en vilo para ver como despliega su bondad, aunque algunos no la comprendan. No nos extraña que el personaje viva alejado del centro de Londres: no puede integrarse, es diferente. En un corto periodo de tiempo, muchas peripecias sucederán al protagonista. Un narrador omnisciente, juzgará y, en ocasiones, anticipará, para nuestro descanso, el cariz que tomarán algunos acontecimientos. Una novela que no nos defrauda, un personaje nuevo, en formación, apasionante, al que nos hubiera gustado encontrar en la segunda parte que prometió el autor y que nunca vio la luz.

Reseña Panorama
Puntuación
9
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here