2011: In-Fusiones De Jazz

0
Julián Ruesga Bono, Norberto Cambiasso, Luis Clemente, Luc Delannoy, Chema García Martínez, Santiago Tadeo Cervera y Daniel Varela.
IN-FUSIONES DE JAZZ.
Editorial: Arte-facto.
Publicación: 2011.
Edición: Julián Ruesga Bono.
ISBN: 978-84-614-5668 -O.
Género: Divulgativo.
Categoría: Libro.
Género MusicalJazz, Blacktrónica.

La publicación en cuestión pretende ofrecer una mirada a la historia del jazz, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XXI hasta nuestros días. Ahora bien, el enfoque elegido es muy particular, dado que otorga el protagonismo a su vertiente europea y, más importante aún, a esa extraordinaria cualidad que posee el género como música de fusión, de ahí el ingenioso título. Evidentemente, este no es el libro que necesita alguien que quiera una introducción a la historia del jazz. No es ni una obra académica ni mucho menos un manual. Posiblemente incluso espante a la facción purista-clásica de la crítica jazzística: es justamente eso lo que me resulta tan atractivo.

Tras una frase del maestro de las greguerías Ramón Gómez de la Serna y un brevísimo prólogo, es el propio Julián Ruesga Bono quien firma la introducción de In-Fusiones De Jazz. Su texto, que comienza con una cita de Ted Gioia que califica el jazz como “el más glorioso de los híbridos”, se preocupa justamente por situar el centro de análisis de la obra: el jazz como género nacido gracias a la fusión y especialmente propicio para la fusión. Que además sirva como resumen de la historia del jazz, prestando también atención al europeo y al jazz latino, es un extra. Luc Delannoy firma el segundo capítulo, ‘Los clarores del jazz’, atractivo ensayo sobre el mestizaje y la fusión en el jazz, fenómeno para el que prefiere utilizar el término híbrido en los casos más logrados. Su especialidad es el jazz latino, pero se interesa también por el acercamiento al jazz desde otras tradiciones musicales. Lo hace combinando sus reflexiones con una serie de entrevistas exclusivas realizadas a músicos de diversas partes de planeta, muchas de las cuales son especialmente reveladoras.

Luís Clemente es el autor del tercer capítulo, ‘Jazz-flamenco azulado’, y lo que propone es un delicioso repaso a la historia del jazz-flamenco, de Miles Davis y Gil Evans a Paco De Lucía, que reserva para un último apartado de acertado título: “la guitarra expansionista”. Ahora bien, de ningún modo se limita a citar y analizar las propuestas más conocidas y obvias, pues ofrece un exhaustivo repaso de la escena española, incluyendo sus manifestaciones más minoritarias y periféricas. Sirve al mismo tiempo de introducción al estilo y de guía para profundizar en caso de que uno esté especialmente interesado.

El cuarto capítulo, ‘Free Jazz y Música Contemporánea’, escrito por Daniel Varela, se interesa por lo prometido en el título, pero además de repasar la obligatoria escena estadounidense, nos acerca también a las menos populares trayectorias de Alemania, Holanda e Inglaterra. Esos son, evidentemente, los apartados más interesantes o, al menos, aquellos que depararán descubrimientos a la mayoría de lectores. El conocimiento que nos regalan es impagable.

Similar territorio sonoro cubre Norberto Cambiasso en su ambicioso capítulo, ‘Como un enorme sí: cuando el jazz europeo alcanzó su mayoría de edad’. También se interesa especialmente por la misma década, años 60, y por el cruce entre free-jazz, vanguardia e improvisación. No obstante, los capítulos no se solapan, pues además de fijarse en otros países, adopta un enfoque que tiene más en cuenta los fenómenos sociales y, de manera general, el contexto en el que el jazz europeo afirmó su independencia respecto al dominio estadounidense. Se fija sobre todo en la relación entre jazz y derechos civiles, en la escena nórdica, en Francia y en la curiosa corriente del trad jazz británico. Este capítulo es uno de los motivos para leer el libro.

En el siguiente capítulo, ‘Jazz electrónico’, el lector encontrará una definición del estilo y una breve historia de la fusión de jazz y electrónica, entre otros aspectos. Seguramente sea la primera vez que un libro sobre jazz incluye un capítulo dedicado al nu-jazz, un notable atrevimiento de Julián Ruesga Bono que yo, lógicamente, le agradezco.

Chema García Martínez asume la responsabilidad del capítulo final, ‘El jazz en 2010, informe de situación’. Es el más complicado, pues no hay nada más peliagudo que escribir sobre lo que ocurre en el momento mismo en el que uno escribe. Se remonta veinte años atrás, aproximadamente, desde la emergencia de Winton Marsalis como máximo exponente de la vertiente clásica y conservadora del jazz, y con el dominio casi absoluto del cartel de los principales festivales del género por parte de discípulos de Miles Davis: Chick Corea, Herbie Hancock, John Scofield, Keith Jarrett... También se fija en dos veteranos, Ornette Coleman y Sonny Rollins, en ese hiperactivo músico llamado John Zorn y, por supuesto, no falta la mención a lo más parecido a estrellas que hay en el jazz: Diana Krall, Madeleine Peyroux, Jamie Cullum... Puede ofrecer ese panorama de actualidad porque lleva tiempo siendo uno de los críticos de referencia de la escena jazzística, cosa que aprovecha incluyendo fragmentos de valiosas entrevistas realizadas en su actividad periodística.

Como conclusión, Julián Ruesga Bono lista y comenta la principal biografía sobre jazz (y aledaños) en los países de habla hispana, y aunque asombra lo mucho que ha leído, lo principal es su capacidad para despertar nuestro interés por seguir ampliando nuestra biblioteca.

Acertado final para un libro que logra acercarnos al jazz a través de una perspectiva original, iluminando territorios habitualmente menos visibles, otorgando el protagonismo, en definitiva, a pasajes de su historia que suelen ser obviados o tratados marginalmente en obras académicas sobre el género.

Reseña Panorama
Puntuación
7
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here