2007: Jazz, la historia completa

0
Varios Artistas (Coordinado por Julia Rolf).
JAZZ, LA HISTORIA COMPLETA.
Editorial: Ma Non Troppo/ RobinBook.
Título original: Jazz, The Complete History.
Publicación: 2007.
ISBN: 978-84-96222-99-1.
Género: Divulgativo.
Traducción: David Agustí Hernández, Javier Lorente y Borja Fernández Rodríguez.
Categoría: Libro.
Género Musical: Jazz.
5/10

Decepcionante libro sobre el jazz que no cumple con lo prometido en el título: ofrecer una historia completa del jazz. Relata, en cambio, una historia muy muy sintetizada, casi hasta el extremo. El libro tiene 528 páginas, número suficiente como para abordar la empresa con éxito, pero a partir de ahí hay que empezar a restar. Por lo pronto, el formato es muy pequeño, de modo que apenas si cabe texto en una página. Además, esta es una de esas publicaciones que parecen pensadas para lectores que no son muy amigos de leer (absurdo, sí, pero libros así hay muchos), de modo que por cada página escrita hay otra con una imagen, incluso creo que hay más ilustraciones, de modo que esas 528 páginas sólo albergan unas 250 de texto. A esto hay que restar el índice onomástico, bibliografía, créditos fotográficos y biografías de los autores participantes. Finalmente, a partir de la página 458 el libro se centra en las influencias del jazz, una buena idea, sin duda, una manera de evidenciar lo influyente que el estilo ha sido en otros muchos géneros nacidos en el siglo XX, pero eso limita todavía más la extensión estrictamente jazzística.

Con 200 páginas, que serían la mitad en un libro con un formato estándar, no se puede contar la historia del jazz y mucho menos si esta pretende ser completa. Esto implica que artistas clave (Miles Davis, Duke Ellington, John Coltrane, Louis Armstrong…) son despachados en poco más de dos mini-páginas, que las características de cada década son listadas más que desarrolladas y que el repaso por estilos se queda en meros apuntes. En definitiva, sólo sirve como amena introducción, pero en ningún caso satisfará a los que quieran profundizar en sus conocimientos jazzísticos. Si ya has leído otro libro sobre la materia, es muy probable que este no te aporte nada nuevo. Esto, eso sí, convierte esta publicación en recomendable como libro de texto, como manual para estudiantes de musicología o aspirantes a periodistas musicales que quieran tener una conocimientos de base en lo que a jazz respecta.

La publicación empieza decepcionando desde el mismo prólogo, escrito por John Scofield. El talentoso guitarrista se limita a decir lo afortunado que es (algo con lo que es fácil estar de acuerdo) y lo mucho que ama el jazz (con lo que también es sencillo comulgar), y eso es todo. Acaba con un “lo que encontrarán en este libro es una historia y un homenaje de lo que amo”. Esa es su única mención a una publicación que parece no haber leído (cosa que entiendo). Tampoco ayuda que la traducción no sea gran cosa, que tengamos que leer unas 50 veces, por ejemplo, esta expresión tan tonta que es “artistas de la talla de…”. Pero bueno, no todo es decepcionante, porque sí ofrece un repaso completo a todos los estilos jazzísticos y, en la parte final, a los estilos en los que la influencia del jazz es más o menos patente. Eso incluye easy listening, lounge, soul, funk, R&B contemporáneo, acid jazz…

Y me temo que debo comentar otro aspecto negativo, puesto que dentro de esa sección de acid jazz, que es un acierto incluir, figura un apartado dedicado al nu-jazz, pero al que no se dedica ni una mini-pagina, apenas dos párrafos. Esto ya es discutible, porque el nu-jazz, pese a ser una de las corrientes minoritarias del jazz, se merece mayor cobertura, pero bueno, ya se sabe el poco interés que demuestran la mayor parte de puristas con todo lo que tiene que ver con el jazz electrónico, obviando que ha dado obras muy notables desde la vertiente jazzística (Bugge Wesseltoft, Nils Petter Molvaer, Erik Truffaz, Julien Lourau, Nicola Conte…) y que los festivales de jazz más prestigiosos programan habitualmente a algunas de sus más importantes propuestas.

Pero es que en vista de lo que se dice acerca del nu-jazz, casi hubiera sido mejor que ni lo mencionara. Para empezar, dice que “el acid jazz más inquieto evolucionó hacia el nu jazz”, afirmación muy discutible, errónea en mi opinión. Por supuesto, el acid jazz es una influencia para el jazz electrónico, quizá un detonante, pero no una derivación ni mucho menos un subestilo. En todo caso habría una vertiente jazzística del acid jazz que podría confundirse o acercarse al nu-jazz, pero ninguno es un subestilo del otro. Luego, se limita a listar a algunos de los supuestos representantes del jazz electrónico, y no se olvida de St. Germain, evidentemente, e incluye a Herbie Hancock (por su experimental Future2Future, del 2001), pero afirmar que Compost Records se dedicó por completo al nu-jazz y que Seiji, Modaji, Robert Owens, Ursula Rucker, Peven Everett o Bémbé Ségué son algunos de sus principales protagonistas es como para preguntarse si el autor de esa parte del libro se ha informado mucho acerca de lo que escribe.

Reseña Panorama
Puntuación
5
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here